A ‘clase’ con Chicho Lorenzo

Asistimos a Lorenzo Competición, la escuela de conducción de Chicho Lorenzo, para conocer de primera mano sus cursos de técnicas de pilotaje. ¿Quieres saber más? Pues sigue leyendo.

0
Chicho Lorenzo

Ganar seguridad en carretera, mejorar la técnica de conducción o bajar los tiempos en un circuito forman parte de los objetivos de los cursos de Lorenzo Competición gestionados por Todos a Rodar, tan aptos y recomendables para un usuario novel como para otro con experiencia en circuito, porque con Chicho Lorenzo todo el mundo aprende.

Chicho Lorenzo escuela Lorenzo Competicion“La base de nuestro método, que empecé a desarrollar en 1989 para formar a mi hijo, es el estudio de los movimientos que el piloto realiza en la práctica de este deporte y en los cursos aprenden a realizarlos correctamente a través de la repetición controlada de ejercicios técnicos”, explica el propio Chicho Lorenzo.

Chicho Lorenzo escuela Lorenzo CompeticionEl nivel de los cursos se estructura por cascos de colores, como los cinturones de las artes marciales. Nosotros asistimos al de iniciación, casco blanco, a pesar de nuestra experiencia; y fue todo un descubrimiento. En este primer nivel enseñan a dirigir la mirada, el control del acelerador y el posicionamiento encima de la moto. Y se realiza con una moto de reducidas dimensiones tipo ‘pit bike’.

Chicho Lorenzo escuela Lorenzo CompeticionLos participantes se dividen en grupos de seis u ocho integrantes, que después realizarán los ejercicios en parejas. Estas prácticas se llevan cabo haciendo ‘8’ bajo la mirada y control impasable del monitor que no deja de seguir y corregir al alumno. Y de este trato tan personalizado es parte de su éxito. Además los precios arrancan desde los 100 euros por curso, que son 4 horas de moto.

Chicho Lorenzo escuela Lorenzo CompeticionDentro de los cursillistas entran todos lo perfiles posibles, desde Iván Peláez, de 34 años, que quería mejorar la técnica de pilotaje a Jaume Blanc, de 60 años, cuya ilusión era tocar rodilla, o Laura Ventura, de 51 años, que tras sufrir un terrible accidente quedaba bloqueada en las curvas cerradas, o Miquel Ruiz, de 14 años, que no tiene moto pero quiere aprender pilotaje pero sobre todo seguridad. Sin dudas, una experiencia 100% recomendable.

Dejar respuesta