Jordi Viladoms nos cuenta en primera persona algunas de las peripecias vividas durante el Dakar:

En el Dakar haces lo que sea para adaptarte a las situaciones y los pilotos siempre acabamos con mil historias y anécdotas. Os voy a contar alguna que no fue muy agradable pero que con un poco de ingenio superamos, aunque en esa ocasión acabamos vestidos con bolsas de plástico. 

Ya sabéis que en el Dakar cada una de las etapas se divide en dos partes, los enlaces y el tramo cronometrado o especial.

Normalmente las especiales empiezan lejos del vivac y tenemos que recorrer bastantes kilómetros hasta la salida. Estos kilómetros los hacemos de noche porque el primer piloto tiene que tomar la salida de la especial justo cuando sale el sol y las motos somos siempre las primeras en salir por delante de quads, coches y camiones. Esto quiere decir que si tenemos 400 km de enlace vamos a hacer como 5 horas de carretera de noche hasta llegar a la salida de la especial, y aunque es verano por la noche las temperaturas son bajas y  tenemos que vestirnos con ropa especial de invierno para no pasar frío.

Os voy a contar lo que me ponía dependiendo de la temperatura o de la lluvia y alguna que otra anécdota, ahora me río pero entonces…

Siempre salía por la mañana con la rain jacket por encima del traje de moto, con unos guantes de frío y un tubular de Buff, así me protegía del viento y del frío que me encontraba durante los enlaces y de la posible lluvia. Cuando acababa el enlace me los quitaba y los guardaba en uno de los bolsillos de la chaqueta, entonces me ponía los guantes normales de carrera, para tener más tacto.

Jordi viladoms ropa frío
KTM Images/ Kin M.

En algunas etapas este tramo de enlace se hace conjuntamente con las asistencias y esto nos permite llevar ropa que nos abrigue más, si lo necesitamos. Entonces aprovechamos para ponernos cómodos durante el enlace: chubasqueros de cuerpo completo, chaquetas de frío, guantes calefactables o ropa térmica. Eso sí, cuando llegamos a la especial nos cambiamos de ropa para salir y nuestra asistencia nos recoge la otra, sino mirad las pintas que tendría y lo poco cómodo que estaría durante la especial.

Porque pasar frío en las manos es muy doloroso. Yo me he visto en más de una ocasión parando para calentar mis manos ya sea con el tubo de escape o en caso extremo, como en el Salar de Uyuni en el 2015, bajando la cremallera del pantalón y… ¡listo! Sí sí, cuando hace esa clase de frío se te quitan las manías. Ese año los pilotos salimos a cruzar el salar con lo que pudimos, porque era etapa maratón y no teníamos asistencia, ni ropa de frío ni nada de nada. Empapados, con temperaturas muy bajas y con bolsas de plástico que apenas nos protegían, así es el Dakar 🙂

121653_Viladoms 01
KTM Images/ Kin M.

Recuerdo también el paso por los Andes a más de 5.000 metros de altura y con temperaturas bajo cero. En esa ocasión no teníamos asistencia y la organización nos dejó llevar una mochila en la que guardé el traje de carrera, para ponérmelo después,  y salí del vivac vestido como si fuera a subir el Everest: guantes calefactables, camiseta térmica, calcetines, chaquetas y pantalones tipo trail preparados para temperaturas muy bajas, tubular y balaclava Buff especial para el frío… me faltó de nada.

Con el frío te vas quedando rígido encima de la moto, cuesta más reaccionar rápido y se pierde sensibilidad en las manos, por eso es tan importante ir bien abrigado ya sea en el Dakar, cuando coges la moto cada mañana para ir al trabajo o para salir de ruta con tus amigos el fin de semana. Abrigaos bien y así no tendréis que hacer como yo en el Salar de Uyuni 😉

1 Comentario

  1. […] Y por último, y recomendamos que solo en caso extremo, puedes hacer como Jordi Viladoms en el Dakar y calentar tus manos con el único líquido caliente que puede salir de tu cuerpo :O aunque cuando llegues a casa recuerda lavar tus manos ? Aquí te dejamos el post en el que él mismo te lo cuenta: http://www.motobuykers.es/weride/aventuras-dakar-jordi-viladoms/ […]

Dejar respuesta